El consumo constante de sustancias psicoactiva puede generar dependencia y daños irreversibles en las células nerviosas, a este fenómeno se le denomina  neuroadaptación, que se alcanza conforme la persona se va introduciendo en el consumo.

Existen evidencias de los daños que producen estas sustancias a la funcionalidad cerebral, cuyos efectos dependerás del tipo y la frecuencia del consumo. Si está se realiza una vez o esporádicamente, lo más probable que al finalizar su efecto el organismo recupere su funcionalidad normal. Por el contrario, si se hace rutinario producirán alteraciones en las redes neuronales y cambios en el comportamiento, en la mayoría de los casos estos daños pueden llegar a ser permanentes.

La conducta de un consumidor de sustancia psicoactiva utilizarán como mecanismos de  defensa conductas de tipo “abogados defensores”, tales como : la mentira, el autoengaño, manipulación, la soberbia, etc. Estas acciones  y estados de ánimo del individuo pasarán a ser parte natural en sus vidas, e irán intensificándose a medida que el consumo vaya en aumento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *